Blogia
cantosrodados

SUEÑOS

La niña lloraba sin querer contenerse. Lloraba como si quisiera agotar todas sus lágrimas. La madre trataba de consolarla, completamente desconcertada.  

-¿Qué le pasa ahora a la niña? Por Dios, cómo llora– preguntó el padre mientras intentaba leer el periódico.
-No lo sé, no tengo ni idea– respondió la madre con la angustia colgando de la voz.

Unas horas antes, la niña le había contado a su padre el regalo que quería por su sexto cumpleaños. 

-La luna. Quiero la luna con una cuerdecita para poder llevarla atada siempre a mi muñeca. 

El padre se rió a carcajadas.

-No puedo regalarte la luna, chiquilla. ¡Qué cosas tienes!
-¿Por qué no?
-Porque la luna es inalcanzable…

La niña lloraba sin querer contenerse. Acababa de descubrir que existían sueños inalcanzables.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

BLALIH -

QUIZÁS ÉL NO LO SABÍA... PUDO DARLE A LA NIÑA LA LUNA ATADA A UN CORDEL... SI LO SUPIESE... SI LO SUPIESE...

Agua De Río -

Sí, tienes razón. Pero ese primer descubrimiento hizo que se volviera mayor de golpe. Y la inocencia infantil con que se mira el mundo nunca más se recupera.

Bienvenido.

sergisonic -

pero luego aprenderá que la luna se reflejará en muchas cosas más cercanas: en el agua del estanque dónde su primer beso, en el título de su libro preferido... La chica que me corta el pelo se llama Luna, y de tanto en tanto la dibujo al lado de una estrellita en un papel.

Saludos sónicos,
sergi
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres